Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

domingo, 25 de diciembre de 2016

Prosa aérea


El mismo número de veces que te alegres te entristecerás, el mismo número de veces que ganes perderás. La contabilidad de las emociones que el mundo de las formas dicta es exacta e innegociable. Tu vida hacia fuera sólo puede terminar en empate. Si mueres al nacer es empate a cero, si tu vida ha sido plena es empate a cien, y si ha sido miserable o gloriosa es que te falta la segunda parte. 

'Ganar' es la reina de ajedrez de un ejército de circunstancias que sólo sabe acabar sus partidas en tablas porque el tablero en el que juega se llama dualidad. 

Todo lo que existe es un mensaje manifiesto de su opuesto. La única forma que algo puede tener de declararse es negarse, oponerse a sí mismo. Si algo se afirma, entonces no cambia, no habla, es pero no se manifiesta. Este mundo es la negación del espíritu para conocerse a sí mismo. 

La impermanencia es un mensaje de la eternidad que para decir 'aquí estoy yo' dice 'esto es lo que no soy'. El universo pasajero es la voz, el Uno eterno aire, la ciencia estudia el significado, la espiritualidad el ritmo, la mente es un diafragma hipersensible que transforma viento en ideas y tú eres una nota. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario