Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

sábado, 1 de agosto de 2015

Origen

El rayo de luz se ha perdido, pero no porque se aleje, ni sepa dónde está ni hacia donde se dirige, sino porque se ha olvidado de que es el Sol mismo. ¿Acaso no es Sol el rayo, mar el agua o aliento el aire? 

¿Alguien quiere saber lo que es? Yo se lo diré: Un perro que se convierte en lata, una semilla estéril que promete árboles, un hombre que desaprende, una fundición de entornos, una libreta voladora, cenicero vegetal, autonomía entreverada, miedo cerval, lástima piramidal, ocio desubicado, milonga sin cerradura, libro en barbecho, cáliz sucio, chapa encelofanada, plátano ayunado y vomitona epistolar. Eres locura y cordura, eres tu mente y una señora rubia, arado y fecundidad, didáctica, manzanas y un prototipo de bigote sideral. Y también eres lo que no entiendes, aunque la explicación sea una uña mojada. Rendirse no es aceptar que pierdes, es aceptar lo que no puede cambiarse.

¿No?

2 comentarios: