Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

viernes, 20 de mayo de 2016

Preguntas y silencios


Si nos encontráramos con alguien que encarnara toda la Verdad y estuviera dispuesto a contarla, la cosa sería más difícil de lo que parece, y no precisamente porque nos fuera a dar miedo saberla, que también, sino porque probablemente la Verdad no hable nuestro idioma. Lo verdaderamente difícil sería hacerle hablar y, en el caso de que hablara, que entendiéramos sus respuestas. 

Podríamos preguntar: ¿Hay vida después de la muerte? Pero quizás la Verdad no podría responder, porque puede que la vida y la muerte sean la misma cosa, como lo son el río, el mar y la lluvia, así que las hipótesis que encierra la pregunta sobre que son cosas diferentes y que una precede la otra serían erróneas, por lo que la cuestión estaría mal formulada y por tanto no daría lugar a ninguna respuesta. Así pues, si la Verdad viniera para responder y no para corregir, ante esa pregunta callaría. Quizás...

¿Qué es la felicidad y cómo puedo conseguirla? -querríamos todos saber-. Y puede que nos encontráramos con el mismo silencio, porque cabe la posibilidad de que la felicidad sea el propio silencio y la forma de conseguirla la quietud. Sólo quizás, pero... ¿y si así fuera?, ¿qué habría de decir la Verdad sino nada, precisamente nada, para responder adecuada y elocuentemente a esa pregunta?

¿Qué puedo hacer, qué debo hacer y qué me cabe esperar? -preguntaría Kant-, y con él todo la humana intelectualidad, es decir, ¿hasta dónde puedo llegar, qué ética debo seguir y qué hay después de este terreno caminar? Y la Verdad -silente y elocuente una vez más- callaría... para que pudiéramos escuchar al río hablar y al pájaro cantar, y para que admiráramos con los ojos del alma a la preciosa aurora por los balcones de oriente asomar. 

La Verdad, amigo buscador, es muda, y el arroyuelo, que sabe lo que ella piensa, no grita, sino que murmura.


1 de junio de 2015

No hay comentarios:

Publicar un comentario