Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

miércoles, 3 de junio de 2015

Lenguas


Yo, que me hablo con varias y que con ellas hablo, puedo hablar y hablo, y digo lo siguiente:

Estudiar una lengua es tender un puente inacabable entre las ideas propias y el mundo exterior a través de un río ancho como el horizonte por el que discurren las circunstancias verbalizables de la vida.

Aprender una palabra nueva en un idioma extranjero es dar una puntada más para ensanchar y hacer más cómodo un tejido con el que nos vestimos cuando viajamos, mientras que aprenderla en la lengua madre es dar la misma puntada pero no para ensanchar el tejido sino para ajustarlo a la concreción de las ideas.

Para algunos, aprender un idioma nuevo es un agujero más por el que desaguar su estupidez.

Amor, amore, amour, love, upendo, prema… cambian las letras, pero permanece el concepto, cambia la música, pero permanece la letra.

Estudiar un idioma nuevo es una odisea que emprende un sastre aventurero que quiere tejer un vestido nuevo para cada una de sus ideas viejas.

Te hablo en tu lengua porque no me dirijo a tu cerebro, sino a tu corazón.

Alguien que aprende una lengua nueva es un mercenario que lucha a favor de un ejército extranjero que acomete su particular cruzada del intelecto a la conquista de lo inefable.

Cuando en el estudio de una nueva lengua necesites buscar en el diccionario cómo se dice “matiz” es que acabas de llegar al primer punto de madurez de tu aprendizaje.

Dime cuántos idiomas hablas y te diré cuántos debes mejorar. 

1 comentario: