Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

jueves, 28 de mayo de 2015

Reencuentro geodésico


La geodésica es la línea más corta entre dos puntos de una superficie dada. Esa línea debe estar contenida en la superficie considerada, así que, por ejemplo, si la superficie es un plano, entonces la geodésica es una línea recta, pero si resulta que la superficie es la de una esfera, entonces la geodésica sigue siendo la línea más corta entre dos puntos, pero pasa de ser una línea recta a ser curva, porque tiene que estar contenida en la superficie de la esfera, y ésta es curva. Por tanto, la geodésica sobre una esfera puede tener forma de arco, ser parte de un meridiano o un paralelo, o incluso constituir un ecuador completo.

Si la superficie es un plano, entonces tomar sentidos opuestos sobre una geodésica conduce a separarse cada vez más y no encontrarse nunca, pero si la superficie es una esfera, entonces, desde el momento en que se toman sentidos opuestos para empezar a separarse sobre ella, empieza también el proceso de reencuentro, porque las líneas sobre una esfera se pueden cerrar sobre sí mismas.

Así que yo, que vivo en una esfera, como tú -pensamiento mío, emoción perdida, amante olvidada- sé que de ti nunca me separaré porque aunque nos separemos, cada vez estaremos más cerca. Nos unen las matemáticas, que un día de lluvia, inspiradas, se quitaron los números e hicieron poesía bumerán con su desnudez de líneas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario