Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

lunes, 18 de mayo de 2015

Lugar


"Existe dentro de cada persona un lugar que nunca siente dolor, que no tiene edad y que nunca muere. Resulta además, que es posible viajar a ese lugar, y cuando lo hacemos -independientemente de lo corta que sea nuestra visita- las limitaciones que comúnmente aceptamos en nuestro día a día dejan de existir, no son ni siquiera una posibilidad. Es un lugar del que se puede volver con una profunda transformación, con la sensación certera de haber percibido una realidad más elevada. 

A veces pasamos por situaciones que nos parecen insostenibles, pero tenemos que entender que eso no representa un estado permanente, es sólo una imagen pasajera, una foto de nuestra existencia. Si nos imaginamos, por ejemplo, una foto que hayamos tomado en la playa, podemos pensar en elementos particulares ordenados de una manera también particular: olas haciéndose espuma, pájaros acariciando el aire, el sol dejando una lengua de luz sobre el agua, una pareja paseando de la mano hacia el infinito… Pero si volviéramos el día siguiente, o incluso la hora siguiente, la escena sería completamente diferente, la foto que habíamos tomado ya no existiría. 

Pasa lo mismo con nuestra vida: cada instante, cada estado, es diferente del anterior, inigualable. Lo interesante en términos prácticos es que podemos entrenar el cerebro para afrontar cada nuevo momento de manera optimista creando patrones mentales que refuercen la asunción de los problemas como parte pasajera del juego y que potencien la concepción de soluciones creativas para aquello que nos preocupe. Esto se puede conseguir de una manera natural viajando a ese lugar que todos tenemos dentro. El souvenir que traemos de vuelta es siempre una disposición y una fuerza anímicas positivas. Los billetes son baratos, y se compran en una ventanilla que se llama meditación."

- El texto es una adaptación de Deepak Chopra-

No hay comentarios:

Publicar un comentario