Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

jueves, 23 de abril de 2015

Recuerdo, tentáculo temporal


Recuerdo, tentáculo pegajoso 
de calamar gigante sobre el tiempo. 
Anhelo de eternidad 
de lo que puede que una vez fuese, 
o no… ¿quién lo recuerda?,
¿por qué insistes en llamar?

Partitura borrosa 
de música enterrada, 
falseo de una falsa realidad, 
caña sin anzuelo, 
pez sin boca 
que al ánima se le antoja pescar, 
¿cómo se mide tu verdad, recuerdo, 
si sólo eres copia de una copia 
de una realidad sin compulsar?

Flecha sin punta, brújula sin imán, 
capricho de las neuronas,
dibujo oscuro de un sol 
que sólo sabe atardecer 
al final del mar, 
¿dónde dejaste el disfraz de presente 
que nunca más te has vuelto a enfundar?,
 ¿para qué has vuelto, recuerdo,
si ya no hay casa 
en la que te puedas quedar?

1 comentario:

  1. Vuelvo para no quedarme,
    vuelvo para volver a llamar,
    sin cama donde acostarme
    no me olvides recordar.

    ResponderEliminar