Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

sábado, 4 de abril de 2015

Ser o dejar de ser


Aquí es donde acaba el río –pió el pajarico-.
Aquí desemboca, y aquí deja de ser.
¿Aquí deja de ser? –dijo el salmón-.
¿No será aquí donde de verdad empieza a ser?
Desde luego, río ya no es –respondió el pajarico-
¿Y quién dijo que ser es ser lo que se es 
y no lo que se tiene que ser?
Ah, no sé, yo sólo sé que río ya no es.
Ahora es mar, pajarico pío-pío –dijo el salmón- 
y eso es lo que de verdad ser es. 
El río es sólo un ser para ser, un pre-ser.
Entonces, ¿qué es ser y qué dejar de ser?
Y la nube que escuchaba, para responder, 
una pregunta comenzó a llover: 
¿Qué más da río que mar que gota al caer,
si se habla de agua, y todo lo mismo es?

1 comentario:

  1. Rio de agua salada, en algunos sitio como la novia del Rio, La Ria; deja de correr fuera de tus dominios que te vas a marear...

    ResponderEliminar