Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

lunes, 17 de octubre de 2016

Saber menguante


Vamos a ver, ¿cómo es posible que cada día esté más formado, que cada día sepa más, cada día aprenda más, confirme más, viaje más, pruebe más, viva más, piense más… y sin embargo cada día sepa menos? ¿Qué está pasando aquí? ¿Qué tipo de broma es esta?

Es el increíble caso del conocimiento menguante, y no se trata de que al saber más uno se aleje del vulgo y al sentir ese alejamiento sea declarado culpable en un juicio de soberbia ignorancia ajena, es que verdadera y literalmente las dudas crecen a un ritmo mayor que las respuestas. Es como que la progresión de las respuestas fuera lineal y la de las dudas exponencial.

Parece que el esfuerzo intelectual fuera un pataleo en una ciénaga. ¿Debo entonces quedarme quieto para aprender de verdad?, ¿debo quemar los libros?, ¿enterrarme?, ¿embrutecerme para crecer?, ¿cuál es la íntima naturaleza del saber? Por favor, una respuesta ya, que voy a enloquecer.

Tengo una manifestación de neuronas que atender, una reclamación de aumento de sueldo de materia gris que negociar, unas sinapsis que justificar y unos neurotransmisores a los que indemnizar.

Creador, Demiurgo, Todo, Dios… Bromista Universal, ¿qué tipo de mofa es esta que formo una montaña y no un agujero al cavar?

Beatus ille, Sócrates, que sabías al menos que nada sabías. Bendita nada la de tu saber, que siendo nada, menos no podía ser.

30 de abril de 2015.

1 comentario:

  1. "Tengo tantas dudas..., que no me cabe ya ni la menor duda".
    Abrazooos!!!

    ResponderEliminar