Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

martes, 10 de marzo de 2015

La odisea del saber


El loco eremita empachado de sabiduría -como la abeja que había reunido demasiada miel- sentía que estaba a punto de llegar al lugar en el que las emociones humanas resultaban insignificantes. 

Hablaba todos los idiomas, conocía todos los protocolos, dominaba todos los códigos, aniquilaba todas las criptografías, inventaba lenguas de signos con cada gesto, soñaba señales de humo transparente que describían todas las epopeyas humanas y escribía poesías científicas con soplidos en el dorso de las ballenas azules que nadaban en las peceras de su conocimiento. 

Estaba obsesionado con descrifrar el mensaje definitivo, aquel que no necesitaría de otro para ser explicado. Esperaba la última sinapsis de la última idea de la última letra del dictado de la naturaleza, la manus suprema de la inteligibilidad, el puente al más allá, el eslabón perdido del entendimiento, el no ser que hacía que todo fuera. 

Quería romperse contra el acantilado en el que la materia salta a la espiritualidad, pedirle el carné de transformación a la fuerza, hurgar en el ropero en el que deja su masa el electrón cuando se traviste de fotón, dar el golpe de gracia a su nanoignorancia

No era posible tanto saber ni cabía tanto deseo en su humana condición, así que un día su mente colapsó y de instante en el universo a eterna nada pasó. 

Ahora -feliz de no ser- charla de cosas sencillas con los corpúsculos de luz, se sienta al borde del cosmos para ver los atardeceres del espacio-tiempo, dibuja auroras boreales con los deseos humanos y apaga su atemporal melancolía de estar vivo jugando a cristalizarse en célula de retina para recrearse con las maravillas del mundo sensible que por su finitud otrora tanto le atormentó. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario