Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

viernes, 13 de febrero de 2015

Fortĭa


Fuerza. Me gusta la palabra, tiene lo que dice, es lo que tiene. Se sabe cuando está. Es el saber de su propio estar. No tiene costuras, su roto es su tejido y es femenina porque es madre: se pare a sí misma. Es el fundamento, el gen de la energía, el todo más manido en todas las teorías. Un camaleón de color existencia. No hay energía sin fuerza, y no hay fuerza que no busque algo a qué aplicarse para energizarse. No hay fuerza que no sea y no hay ser que no sea fuerza. 

Todo lo que existe es resuello suyo. "Pienso luego existo" es en realidad un corolario de la aplicación de la fuerza al pensamiento, una espiración conceptual de ella. Cuando la fuerza ruge crea vida, cuando respira crea ideas, y cuando explota crea todos. Nada hay sin fuerza y no hay fuerza que no lleve a algo. ¿Qué tipo de fuerza eres? ¿Qué masa mueves? ¿Qué luz desvías?

Newton vio en sueños a la fuerza de perfil y cambió la historia de la humanidad. Einstein la miró a los ojos y cambió la humanidad misma, y ella, cuando nos mira, no es que nos cambie sino que nos constituye, nos forma, nos inerva. La fuerza es el concepto más amplio, concreto, viajero, formador, deformante, constituyente y finalizador que existe. Es la esencia misma de la esencia, es el quid.

Un día la fuerza guiñó un ojo y convirtió el sol en un cacahuete tostado, sopló y se estornudaron galaxias, habló y se lloraron puños, se confesó y se escribieron recuerdos tristealegres de cosas que todavía no habían ocurrido. Es agua que cae, caída para el agua, electrón esquizofrénico, torrente, glaciar, materia, vacío, luz, infinito, giro y quietud, cero e indeterminación. Es matemáticas para las flores y savia para los cerebros. Fuerza es ser y no saber no ser. Fuerza soy y busco masa para mover. 

1 comentario: