Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Frasecicas de después de la siesta


Los eufemismos son ideas mayúsculas cobardes que se esconden detrás de letras minúsculas inocentes.



No pongo títulos en mi currículum vítae, pongo los nombres de mis amigos.


El mejor cumplimiento del leonino “hasta que la muerte os separe” es poder decir "te quiero" a un amor que ya no lo es.


¿Y qué si no tiene sentido? Si lo tuviera sería un sinsentido sin sentido.


¿Me pides un consejo? Te aconsejo no pedírmelo.


Echar de menos es la forma que tiene el alma de contar sus batallitas.


Resiliencia es el nombre artístico de la supervivencia.


He calculado haber tenido unos 6.000 orgasmos entre compartidos y autoinducidos, pero esta láctea cifra no me lleva a ninguna vía. Se ve que por ahí no van los tiros…


Vivir. ¿Hay algo más mortal?
Morirse. ¿Hay acto más vital? 

1 comentario:

  1. Bendita siesta que sirve de bálsamo al hipotálamo y despierta la inspiración de tu grandilocuentes frasecicas. Opino que la nostalgia y las batallitas del pasado tienen siempre un hilo conductor eternamente dúctil. El poder de la resiliencia es la que nos permite evitar el infarto de cerebro o corazón (Valentin Fuster copyright).
    Voy en cuadratura con tus 6.000 si bien los 3.000 primeros muy probablemente fueron invocando a Onano a razón de 3 rezos al día.

    ResponderEliminar