Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

martes, 14 de octubre de 2014

Personas


Recapitulando sosegadamente, casi diría que asépticamente, es decir, sin involucrarme demasiado en los recuerdos, sólo intentando entenderlos, me doy cuenta de que las etapas más significativas de mi vida tienen nombre de persona y sólo apellidos secundarios de lugar y circunstancia. Por supuesto todo está relacionado, porque las personas que conocí eran como eran por el lugar y las circunstancias en las que las conocí, pero el puntero que al final queda en mi mente, el verdaderamente poderoso y determinante, señala a las personas.

Casi a la misma altura en cuanto a las fuentes de aprendizaje situaría los libros leídos, pero eso al fin y al cabo es como hablar de personas, ya que los lugares y las circunstancias no saben escribir y las ideas no son ideas hasta que alguien las concibe y las comparte, ya sea actuando, hablando o escribiendo.  

De la enorme variedad de personalidades con las que he tenido la oportunidad de compartir algo, y de la más o menos importante herencia que haya podido tomar de ellas y ellas de mí, he llegado extraer algunas ideas que bien podrían parecerse a conclusiones en cuanto a lo que me parece importante a la hora de seguir creciendo y favorecer el crecimiento ajeno en este juego sin instrucciones de duración indeterminada y finalidad velada que es la vida.

A todos nos gusta el halago. Nos gusta incluso aunque venga de alguien a quien no apreciamos en absoluto. Cuando se trata de una adulación, las palabras que nos dedican entran en nuestro entendimiento bailando dulcemente sobre una alfombra roja. De hecho cuando un imbécil me dedica un halago, ya no me parece tan imbécil. Esto me deja muy claro que hablar bien de los demás es una de las actividades más emocionalmente rentable e influyente que se pueda considerar.

Por otra parte, a la mayoría nos hiere que hablen de nosotros injustamente o con superficialidad, y en general decimos “a mí me da igual lo que digan de mí” con la misma sinceridad con la que los dentistas dicen “no te preocupes, que no te va a doler”.

Como en todas las actitudes, aparecen conceptos nuevos con el abuso. Así por ejemplo, hablar siempre bondades ajenas convierte la amabilidad en peloteo, y escuchar y considerar todo lo que dicen de nosotros transforma la atención en dependencia, pero hay un lugar en el pico de una montaña de la cordillera de nuestro yo donde se puede sentir que la incandescencia de la censura calienta pero no quema y donde el viento del halago acaricia pero no marea. Ese pico se llama equilibrio y todos sabemos dónde está, aunque sólo los más ágiles pueden ponerse de puntillas sobre él para disfrutar las lisonjas sin ensoberbecerse, para dedicar amables palabras incluso a quien con justicia más merecería ásperas reprensiones, y para ignorar a quien por enfermedad -el pesimismo- sólo habla de lo que falta.

En última instancia todo consiste en una escalada a esa cima, en un esfuerzo mental de lucha entre contrarios: querer puede ser ignorar el odio, agradar puede ser sólo no desagradar, y ser sincero puede consistir simplemente en no hablar. De hecho, las más profundas verdades son inefables; por eso se dicen callando. 

1 comentario: