Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

viernes, 31 de octubre de 2014

Condenado a ser


Si la vida fuese eterna no tendría ningún mérito nada. Cualquiera podría decir que en el futuro sería como el mejor de los mejores en la disciplina que fuera, y diría verdad, porque si el tiempo es infinito, entonces necesariamente uno pasaría por ser el mejor y el peor en todo, y esto no es una opinión sino una realidad de la matemática estadística: Si se tira una moneda al aire infinitas veces saldrán tantas caras como cruces. Por la misma teoría, si viviéramos eternamente todos seríamos alguna vez Ghandi y Hitler, y Santa Teresa de Calcuta y Leopoldo II de Bélgica, y Jesucristo, y un mendigo borracho y Rockefeller, y hasta algún don nadie. Y todo ello sin dejar de ser una sola persona, porque en cada hombre están todos los hombres, y porque potencialmente cada uno de nosotros puede ser cualquier cosa.

Pero afortunadamente el tiempo vital no es infinito y el juego consiste por tanto en ser alguien mientras dura la aventura:  

¿Quién quieres ser?
¿Por qué no empiezas ahora a trabajar en ello?
¿Qué hay más importante que ser quien quieres ser?
¿Con qué infraproyecto te están engañando para que creas que el de ser tú mismo se puede postponer o ignorar?
¿Eres un cobarde o simplemente eres tonto?

La vida es terrible porque es finita pero es maravillosa por la misma razón. Tiene el irresistible atractivo del que acaba de llegar y del que se está yendo. Así también, el Hombre es un ser extraordinario por su potencial pero despreciable por su conformismo.

¡Humano, estás condenado a vivir! ¡Escupe de una vez tus ridículos miedos y deja de atragantarte de cobardía. La vida del más allá es una patraña precocinada para dar validez a un pagaré de felicidad que en realidad nunca cobrarás!

Si no te atreves a ser o si te has puesto la corbata del don nadie y te ves elegante, deberías ser polvo inerte. La moneda que cae de canto es que no quiere jugar. Sal de ti al universo y no te escondas más porque toda verdad silenciada se vuelve venenosa; ¿por qué no cuentas la tuya ya?

1 comentario:

  1. Siendo en acto lo que quieres ser y considerandote feliz de manera plena. ¿por que a veces nuestro cerebro durante nuestro tiempo vital nos quiere conducir a otros devenires que no nos satisfecen en necesidad? Curiosa simultud con el destino bífido de cada ser al más estilo espada-escudo.

    ResponderEliminar