Mi foto
No tenía fuerzas para rendirme, así que decidí emprender activamente una búsqueda eidética -es decir, de lo esencial- como alternativa empírica al estilo de vida occidental que tanto había llegado a hastiarme y que tan dramáticamente había reducido el ratio de aprendizaje por unidad de tiempo en mi vida. Pensé que el cambio que afrontaba merecía un decorado literario, y de ahí el blog. En él reflejo pensamientos, reflexiones y emociones que he vivido durante mi estancia en Tanzania enseñando inglés y suajili a niños de preescolar en un colegio rural de la organización Born To Learn, y actualmente en la India colaborando como profesor de francés para la Professional School of Foreign Languages de la Fundación Vicente Ferrer. Mi objetivo cabe en una palabra: Compartir.

domingo, 5 de enero de 2014

"Retinazos" tanzanos

Una de las razones principales del fracaso escolar de los niños tanzanos es que cuando tienen que acceder a la escuela secundaria se les examina en inglés, mientras que las clases que hasta entonces reciben son en suajili. No es que no sepan responder, es que no saben qué se les está preguntando porque no dominan el idioma en el que se les examina. Saber inglés bien es fundamental para evitar esto. 
¿Cómo se dice corazón en suajili?
Diríase que alguien ahí arriba está intentando dibujar algo con las nubes.
 Balones de trapo y botas de fútbol de las que no se gastan. 
Antes de ir a clase, los niños van a coger agua para llevar a sus casas. Colaboran en las tareas domésticas, y en las que no lo son tanto.

Estudiando suajili mientras esperamos el dala-dala, que es una furgoneta destartalada -normalmente atestada de gente- en la que vamos de Moshi a la aldea, y de la aldea a Moshi. Richardi, a mi izquierda, vive en Kikavu, otra aldea de los alrededores, y aparte del viaje en dala-dala hace solito caminando varios kilómetros para venir al colegio y para volver a casa. No recuerdo que haya faltado a clase ningún día, ni siquiera en época de lluvias.
 
Chula la mochila, ¿a que sí?




 El maíz que cultivamos, en cuya siembra y recogida también participan los niños, se utiliza para hacer un potaje con leche que se llama uji. La hora del uji es sagrada todas las mañanas. Yo tomo el mío, y parece que ese pajarillo que encontré detrás de la pizarra también quería picotear lo suyo. 

Ahí tienes una peluquería. ¿Te atreves a hacerte un arreglo?
Omnipresente Kilimanjaro, se mire desde donde se mire.
¿Qué anuncia este cartel? mmmmm...

Esta cascada tan espectacular está a menos media hora de Moshi, en las faldas del Kili. Por cierto, que una cosa que me sorprende mucho de esta gente es que cuando se casan se hacen las fotos de boda en las glorietas de la ciudad. Parece mentira que hagan eso teniendo estos parajes tan increíbles a un paseo de distancia. Supongo que a ellos lo que les llama la atención es el urbanismo, y a nosotros la naturaleza. Está claro que buscamos lo que no tenemos.

A falta de piscinas...

Me gustan los camaleones y la metáfora que sugieren.
Acabará en el plato, pero no creo que sufra porque no lo sabe. 
La dieta básica tanzana está compuesta de arroz, maíz, ternera, cerdo y cabra. 
También he comido cocodrilo, pero eso es menos habitual.

Vista del lago Natron (en la frontera entre Tanzania y Kenia). La parte seca de este lago es una enorme salina. Unos niños massai pasean hacia quién sabe dónde hablando de quién sabe qué. 

¿Hay o no hay navíos lejanos en los ojos de estos niños?


11 comentarios:

  1. Me encantan tus fotos Jose. Me encanta esa forma de vivir tan sencilla que has elegido, la verdad es que me da envidia.. sana!!!. Y me encantan las caras de esos niños, a ver si pinto alguna. Ah!! y estás guapisimo en todas las fotos. Un beso. Rosa.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Rosa, por leerme y por tus comentarios. A mí me encantaría que pintaras alguna de estas caras. Una pintura tuya de una de estas fotos sería como darle vida a un robot. ¡Avísame si lo haces, y muéstramelo por favor!

      Eliminar
  2. en algún momento, si la vida nos lo permite, mi vikinga mayor y yo estaremos allí con un guía excepcional :)
    colaborando con todo lo que podamos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aquí os espero, Yolanda y vikinga: Vacuna, billete, tiempo y querer; no hace falta nada más. El guía ese excepcional del que hablas os aloja, os da de comer, os lleva de safari y os monta en alfombra mágica para ir al colegio.

      Eliminar
  3. Moro: te leemos, te echamos de menos y te queremos!! Un abrazo.

    ResponderEliminar
  4. Magnifico, no hay mejor misión civil, que la tuya. Tanzano!
    Feliz cumpleaños , human toat!

    ResponderEliminar
  5. Menudo regalaco visual !!! uf , hermoso verte en acción Jose
    besos , muchos !

    ResponderEliminar
  6. Soy Leo y no sabía q habías vuelto a África . Un fuerte abrazo, cuídate mucho !!!

    ResponderEliminar
  7. Te he reconocido, TODONORDICOS ;-) ¡Te mando un beso muy grande, Leónidas!

    ResponderEliminar
  8. Qué maravilla!!!! me encantan tus fotos, me encanta verte rodeado de esos niños con esas caras llenas de vida....Muy valiente tu labor y tu decisión mucha gente así hace falta. Un abrazo Moro

    ResponderEliminar